MALTA:

Los diversos cereales que se utilizan para la cervecería presentan cada uno variedades botánicas que multiplican las posibilidades de elección del elaborador. Actualmente pueden encontrarse en el mercado hasta 60 tipos diferentes, cifra que aumenta considerablemente si tenemos en cuenta el malteo casero.

Maltas Base

Más

Malta de Trigo

Más

Malta Caramelo

Más

Malta Ahumada

Más

Malta Bohemia

Más

Malta Torrefacta

Más

Malta Belga

Más

MALTA BASE:

Las maltas base son aquellas que se utilizan en mayor proporción a la hora de la fabricación de la cerveza, debido a que normalmente tienen un poder diastático mayor que otras maltas. Esto es, que poseen más almidones que otro tipo de maltas, las denominadas maltas especiales, que durante el proceso de malteado serán transformados en azúcares, que posteriormente durante la fermentación será convertido en alcohol por las levaduras. Hay algunas cervezas que fabricadas exclusivamente con malta base, sin ningún tipo de maltas especiales.

Pale Ale




Maltas caramelo

Las maltas caramelo son maltas especiales que ofrecen color, aroma y sabor a las cervezas.  Debido a un proceso especial de tostado y secado, la malta Caramelo hace que se produzce azúcares no fermentables que darán dulzor a la cerveza y una mayor consistencia a la espuma. Para obtener este tipo de maltas caramelizadas necesitamos la malta verde con una humedad entre el 45% y el 48%, por lo que obviamos el paso de secado pasando directamente al tostado de los granos húmedos. Primero se calientan los granos a temperaturas entre el 65°C y el 70°C para activar las enzimas que ayudarán al almidón convertirse en azúcar durante una hora u hora y media. Posteriormente, los granos se mantienen dentro del tambor con vapor entre 150°C y 180°C para que el interior del grano se caramelice. Dependiendo del color que se quiera obtener, el producto permanecerá mayor o menor tiempo en el proceso de tostado, siendo mayor para maltas caramelizadas con mayores grados EBC. Así también, el sabor variará de un toffee para maltas caramelizadas con pocos grados EBC a un azúcar quemada, para maltas con mayores grados EBC. Estas maltas son catalogadas como maltas especiales ya que se usan en combinación con maltas base debido a su baja actividad enzimática, para dar lugar a cervezas con un color más oscuro y con un sabor más dulce.

Malta ahumada
Para conseguir este tipo de malta se sigue el mismo proceso que con cualquier malta hasta el proceso de secado. Este proceso debe hacerse en hornos tradicionales o especialmente diseñados para retener el humo. Normalmente se utiliza roble o haya en el proceso de secado. Aunque se puede utilizar el 100% de malta ahumada en la elaboración de la cerveza, utilizando en torno a un 15% ya se obtienen muy buenos resultados